La ciudad es una jungla en la que podemos ser atacados por innumerables animales. Para prevenir a los incautos que salen sin ningún tipo de temor ni precaución a la calle, presentamos aquí una breve lista a modo de ejemplo y sin ánimo de exhaustividad:

  •  Un dogo, un pastor alemán o un rottweiler que fingen que sólo querían jugar.
  • Una rata desquiciada por la falta de hormonas porque el restaurante en el que se alimentaba de restos ha cambiado el menú.
  • Un perro salchicha furioso al caer en la cuenta de que lo que nunca le hubiera hecho la naturaleza se lo han hecho los humanos.
  • Un bulldog al que el perro salchicha le ha contado que los problemas respiratorios que sufre desde la infancia, la perenne sensación de asfixia, se deben a la misma razón por la que él tiene unas inútiles patas cortas y el cuerpo ridículamente alargado.
  • Un gato que lleva semanas sin poder tumbarse al sol porque cada vez que lo hace alguien se empeña en pasarle la mano por el lomo.
  • Una cucharacha vengativa, harta de que los seres que intempestivamente le invaden la cocina perturben su plácida oscuridad con luces y gritos.
  • Un periquito fugitivo que no encuentra el camino de vuelta a Brasil.
  • Una cacatúa, también prófuga, que le ha dicho al periquito que están en Europa y que, como no son pájaros migratorios, nunca lograrán volver a Brasil.
  • Un grupo de palomas a las que el periquito fugitivo les ha contado su historia y también les ha dicho que las suelen llamar “ratas con alas”. Esto segundo es lo que más las ha enfurecido porque se creían admiradas y apreciadas.
  • Una familia de lombrices deshuciadas de un parque por una excavadora.

Lo de los cocodrilos blancos es una leyenda urbana.

1 Comentario

  • Anónimo Enviado el 26 enero, 2012 12:40 pm

    Desopilante. Lo leí hace días y todavía me sigo riendo. Y todavía anhelo una lista verdaderamente exhaustiva: nos la debes. En cuanto a los cocodrilos desde ya te aclaro que no son blancos, quizás ni lo sabías.

Añadir comentario

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*