Foto: click

Hola. Soy Luis. ¿Luis? Te preguntas. ¿Qué Luis? Te podría dar mis apellidos, pero no serviría para nada porque nunca los supiste. Lo que sí sabías es que era de San Sebastián. Tal vez también recuerdes que me gustaban las películas mudas y los vídeos de grupos de los ochenta. A veces compartimos también otras predilecciones: un periódico, varios actores y un par de frases ingeniosas, pero nunca jugamos juntos.

Más no sabemos el uno del otro, así que me imagino que no sabes que estoy muerto. Hace más de tres meses. Por eso te rogaría que dejaras de enviarme invitaciones para juegos –nunca jugamos juntos- y eventos que organizas y a los que te gustaría que asistiera, aunque es más bien difícil que lo hubiera hecho, incluso antes, puesto que vives en Barcelona. Supongo que se trataba más bien de que lo supiera. Pues eso, que no acudiré.

Tal vez algún dí mi familia se acuerde que te tuve esta cuenta, tal vez logren borrarla, aunque no sé cómo porque no tienen las claves. Me temo, pues, que mi muro se convertirá en un absurdo mausoleo lleno de frasecitas de autoayuda, fotos de gatitos, recomendaciones de cualquier tipo e invitaciones de juegos.

Y bueno, ya me voy. No tengo mucho tiempo para apariciones y siempre preferí el mundo real.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*