Estoy segura de que a mí, como a tantos, las advertencias maternas me han salvado en numerosas ocasiones de diferentes formas de muerte, unas atroces, otras absurdas, pero con resultados igualmente definitivos.Muerte es muerte.

  • Estoy segura de que a mí, como a tantos, las advertencias maternas me han salvado en numerosas ocasiones de diferentes formas de muerte, unas atroces, otras absurdas, pero con resultados igualmente definitivos.Muerte es muerte.
  • Electrocución por abrir descalza la nevera (lavadora, microondas…)
  • Parada cardiorrespiratoria por beber agua demasiado fría estando acalorados.
  • Corte de digestión por comer helados demasiado deprisa.
  • Descalabro causado por un maceta caída al pasar por debajo de algún balcón en un día ventoso.
  • Desnucamiento al caer rodando por las escaleras sin haber atado los cordones de los zapatos correctamente.

Si alguna de estas cosas me sucediera, sepan que ha sido un asesinato.

2 Comentarios

  • Iñaki Murua Enviado el 12 septiembre, 2016 8:41 pm

    ¿Y el tiempo que debe pasar entre comer y bañarse en el mar o la piscina? 😉

  • rosaribas2 Enviado el 13 septiembre, 2016 12:15 pm

    ¡Vaya! Este se me pasó. Y no será por no haberlo oído mil veces.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*