«Lo más valioso que traen consigo los que regresan de un viaje no son los objetos que hayan adquirido, los llamen o no suvenires, es el relato del viaje, de lo vivido, de los encuentros, de los asombros, los choques, los éxitos y los fracasos. Las experiencias extraordinarias lo son aún más cuando las contamos. Vivimos para contarlo, para hacerles cuentos a los demás. Por eso en muchas ocasiones, incluso mientras estamos viviendo determinadas situaciones, ya estamos anticipando el placer de relatarlas y nos decimos a nosotros mismos cosas como “ya verás cuando lo cuente en el trabajo”; por eso mismo atesoramos historias que sabemos que le van a gustar a una persona concreta o incluso nos consolamos con el fatalista “dentro de un año cómo nos reiremos”, ya que sabemos que convertiremos esa situación desagradable en un relato cómico en cuanto logremos la distancia narrativa.»

Así empieza la tribuna que apareció el 10 de julio de 2021 en El Periódico. Podéis leer el texto completo siguiendo este enlace: Batallitas

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *