© Rosa Ribas

15 de agosto de 2014
Mis últimas líneas.

Estoy contento de haber llegado a terminar el capítulo. No me esperaba ese final.
Cómo acaba la novela ya me lo contarán los nuevos: el del MNAC que le regaló Montse D. y el del Hamburger Bahnhof que se compró la semana pasada en Berlín. Ya han pasado unos días conmigo, el sacapuntas y la goma en el estuche. Parecen buenos chicos. Y los veo muy motivados.

1 Comentario

  • Társila Reyes Sicilia Enviado el 17 agosto, 2014 11:38 am

    Disfruto mucho estas pequeñas historias de lápices «con alma», que piensan, hablan y sienten. Será porque comparto contigo el gusto por ellos… Cada nueva entrega es siempre para mí una grata sorpresa.
    ¡Gracias por compartirlas!

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*