Tras una larga pausa, en la que supongo que otros han ocupado el -escaso- hueco dejado por los que ya salieron, hoy los siguientes objetos han abandonado la casa:

  • 25 libros. De ellos 10 han ido al  bookcrossing de Merianplatz y 15 directamente al contenedor de papel, no tanto por el contenido los textos (bueno, 2 de ellos precisamente por eso) sino por la pésima calidad del papel. Eran ejemplares de colecciones de quiosco.
  • 2 corazoncitos de plástico. Creo que decoraban la mesa en una fiesta. Con los objetos que guardé para que me recordasen algún momento especial y fracasan en su única misión prefiero no tener compasión, auque parte del fiasco se deba también a mi memoria. Pero cuando una muleta falla, se tira o se cambia la muleta, no se corta la pierna.
  • 4 cuenquitos de cerámica que antes se usaban como ceniceros y ahora no se usaban para nada. Respecto a uno de ellos, que era un recuerdo de la boda de unos amigos, tenía mis dudas hasta que, curiosamente, se me cayó de las manos.
  • 15 cintas de cassette que han aparecido detrás de unos libros.

Total: 36 (no está mal para empezar de nuevo).

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *