Hoy abandonaron la casa los siguientes objetos:

  • 3 archivadores. Las arandelas metálicas de ambos ya no encajaban al cerrarlos. Eran como dentaduras de una mandíbula prognata. Carlos I de España y V de Alemania también sufría de prognatismo y tenía dificultades para comer. Se dice que por ello prefería hacerlo sin testigos. A él se le caía la comida de la boca; a los archivadores, las hojas.
  • 2 bengalas quemadas. Otra vez he cazado objetos que guardé con la pretensión de que me recordasen alguna fiesta y que han fracasado estrepitosamente en su cometido.
  • 1 goma de borrar en primer grado de petrificación.
  • 1 monedero negro de piel.  Si la goma se estaba petrificando, el monedero, que guardaba en el mismo cajón, parecía más bien amojamado. Tal vez debería estudiar el microclima de ese cajón y alquilarlo como secadero de embutidos.
  • 1 búho de cerámica. Durante un tiempo me dio por coleccionarlos. Conservo pocos / algunos / demasiados. Tengo que pensarlo.
  • 1 agenda. Igual que en el caso del búho, tirar una es un tanteo. Si no duele su ausencia, siguen más.

Total: 9

La imagen no corresponde a ninguna de los objetos, está claro. Se me olvidó fotografiar alguno antes de que se fueran.

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *