En los últimos 5 días han abandonado la casa los siguientes objetos:

  • 25 libros. De ellos 10 se los ha llevado una amiga para preparar un curso en la universidad. Son libros que  tratan el tema de la emigración española en Alemania; los leí para documentarme al escribir las novelas de Cornelia Weber-Tejedor. Cerrada (por lo menos temporalmente) la serie, estaban algo aburridos en las estanterías en las que guardo los libros que he ido consultando para los diferentes proyectos literarios. Ahora volverán a ser leidos. Me alegro. Los otros 15 que salieron de casa han ido a diferentes puntos de bookcrossing. Aprovechamos los paseos para ir dejándolos. Últimamente incluso elegimos las rutas buscando estos armarios que hacen de bibliotecas públicas en las que intercambias libros con desconocidos.
  • 9 lápices. El pasado miércoles concluyó mi taller de escritura en el Instituto Cervantes de Frankfurt y me despedí del extraordinario grupo de alumnos que he tenido. Al principo del curso le regalé a cada uno de ellos una libretita para que tomasen notas. En la última sesión, les regalé un lápiz para que no dejen de hacerlo.

Total: 34

PS: No se asusten, la foto no corresponde a un punto de bookcrossing. Es una pila en la calle. En estos días de encierro, mucha gente ha hecho limpieza y había montones como este por todas partes. También con ropa, zapatos, menaje y objetos de los más variopinto.

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *