Hoy han abandonado la casa los siguientes objetos:

  • 1 puntero sin batería. Tenía la forma y el tamaño de un paquete de chicles. Si se apretaba un botoncito, salía un rayo rojo con el que señalar palabras o ítems en las proyecciones o en la pizarra. Me lo regalaron después de una seminario de formación de profesores. Nunca lo usé, aunque siempre me quedó la duda de qué habría pasado si hubiera apuntado con él a los ojos de alguno de los participantes. Solo en una ocasión, cuando tuve entre los asistentes de un curso a una profesora francamente desagradable, recuerdo haber pensado en darle ese uso. Por suerte no lo llevaba conmigo.
  • 4 cintas de tela para colgar identificaciones durante congresos o jornadas. Sé que hay más escondidas por la casa. Daré con vosotras.
  • 1 peine de hotel.
  • 1 cepillo para el pelo. quizás fuera del mismo hotel. Quizás solo acabaron juntos en el cajón por asociación o solidaridad.
  • 3 libros. Los había sacado de la librería de Merianplatz. Cuando tomo alguno de los libros que alguien ha dejado allí, me doy un plazo de dos meses. Si en ese tiempo no lo he abierto, debe volver allí, porque no me parece correcto retenerlo en mi poder sin leerlo. Espero que tengan mejor suerte con la próxima persona que se los lleve.
  • 1 corazoncito de fieltro azul. ¿O es un corazoncito azul de fieltro? Decidid vosotros.

Total: 11

 

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

*