© Rosa Ribas

Mi nueva colaboración con la revista Fiat Lux habla de los errores en las novelas. Son inevitables, por más que revisemos los textos una y otra vez. Se cuelan en los manuscritos y escapan incluso a las miradas entrenadas de editores y correctores. También a las de muchos lectores; hasta que alguien los caza y la pieza queda en evidencia. ¿Qué se siente entonces? ¿Qué se hace con ellos?

Tomando un ejemplo concreto, mi nueva entrega en la sección “La vida en negro” es una breve reflexión sobre los errores “. Podéis leerlo siguiendo este enlace: Los ojos de Marcelino Soto.